NUESTRO PADRE JESÚS CAÍDO

La imagen de Jesús Caído data del s. XVII, cuando fue donada al Convento de San Cayetano por el maestrescuela de la Catedral, D. Francisco Antonio Bañuelos y Murillo, aproximadamente en 1660. En un primer instante se le conoce como Jesús Nazareno, aunque, al poco, paso a denominarse con su advocación actual.Jesús Caído

Representa una de las tres caídas de Jesús en su tránsito por la Vía Dolorosa, tal como relatan las estaciones del Vía Crucis. Jesús se muestra con una mano apoyada en una piedra, mientras con la otra sujeta la cruz. Vuelve la cabeza hacia la derecha y postra en tierra sus dos rodillas.

La cara de Jesús se nos muestra con ojos semicerrados,boca entreabierta y muestras del dolor físico padecido en zonas moradas y enrojecidas; además las gotas de sangre se reparten por toda la faz y el conjunto que nos muestra nos induce a la serenidad y la paz.

Con barba finamente tallada y larga melena postiza, la imagen es inconfundible y sello inherente a la semana santa de Córdoba.

Los expertos atribuyen la talla al círculo granadino de Pedro de Mena; son muchos quienes piensan que existe una similitud evidente con la imagen cordobesa de Nuestro Padre de la Oración en el Huerto, por lo que cabría datarlas y situarlas en entornos próximos.

Virgen Dolorosa. Pedro de MenaVirgen Dolorosa. Pedro de Mena. Alba de Tormes (Salamanca)

La imagen ha sido restaurada en dos ocasiones conocidas: una en 1898 por Rafael Jiménez y otra en 1979 por el tallista cordobés Miguel Arjona.

Los enseres propios de la imagen son dos coronas, así como potencias y túnicas.

La corona en plata dorada es una pieza antigua que data de 1898, su autor fue Ángel Barbudo y se utiliza en la procesión del Jueves Santo u otros actos de culto. De igual forma las potencias de plata,Corona y potencias de platacon una piedra incrustada, se emplean en las ocasiones más solemnes, fueron donadas en 1940 por el entonces hermano mayor de la Cofradía D. Francisco Hidalgo. La corona de madera se realiza en los años cuarenta al mismo tiempo que el nuevo paso del Caído, de esa forma se pensó que iría más acorde con la madera de las andas en lugar de la de plata comentada anteriormente. Sin embargo, el paso de los años la convirtió en corona de diario para su uso en el camarín.

La túnica antigua de Jesús Caído se confeccionó en el año 1884 en Barcelona. Fue encargada por el hermano mayor de entonces, el afamado torero Rafael Molina "Lagartijo", en agradecimiento por salirTúnica antigua, posterior ileso de una cogida en ese año. Esta es una de las piezas más valiosas y antiguas de la Cofradía, que hubo de ser restaurada en los años cuarenta y en 1985 en el Convento del Císter. Actualmente queda en la exposición de la Hermandad para evitar el deterioro inherente al paso de los años.

Túnica antigua, frente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1922 las monjas del Convento de Santa Isabel de los Ángeles realizan la túnica procesional de Jesús Caído. Se necesitó una generosa aportación económica por parte del hermano mayor de la Túnica procesional, posteriorépoca, el marqués de la Mota y el Trejo, ya que el coste de ésta llegó a las 5000 pts. La túnica fue restaurada en 1957 y 1961 y rehecha en 1993 por el bordador cordobés Antonio Muñoz.

Por otra parte, dentro del ajuar de Jesús Caído, encontramos varias pelucas donadas por devotas de la imagen, así como otra túnica morada lisa utilizada en el camarín, además de algunas camisas y cordones de hilo de oro. En 2006 Rafael Carmona confecciona una túnica morada lisa para el vía crucis.

 

 

 

 

NUESTRA SEÑORA DEL MAYOR DOLOR EN SU SOLEDAD

Mayor Dolor en su Soledad

La Señora de San Cayetano no tiene una autoría exacta, ni tampoco una fecha tan delimitada como la imagen del Caído. Se supone su autoría en torno al s. XVIII, dado que llega al Convento entre 1736 y 1739, de autor anónimo. Su primera advocación fue la de Virgen de los Dolores, pasando a llamarse posteriormente del Mayor Dolor y, ya en el s. XX, opr influencia de la Marquesa de la Mota del Trejo y en honor a su nombre, adoptó el nombre completo de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad. No se encuadra la Imagen dentro de la estética granadina, pero tampoco cabe afirmar su adscripción al barroco sevillano, al tener rasgos más propios del clasicismo.

Fue restaurada en el XIX por José Saló y en 1989 por Miguel Arjona. Presenta una expresión de profunda tristeza, con una nariz acusada y boca pequeña, asimismo las cejas las muestra largas y rectilíneas, lo que dota al conjunto de una serenidad que transmite su hondo pesar sin aspavientos expresivos.Corona antigua

La Virgen cuenta con una valiosa saya de terciopelo bordada en oro, confeccionada por las monjas del Convento de Santa Isabel de los Ángeles en 1924, al igual que el manto procesional, el cual sigue el mismo modelo de finos tallos en su ornamentación vegetal. En 1984 las religiosas del Císter resturaron la saya y Rafael Carmona volvió a hacerlo en 2005. Por su parte, el manto fue restaurado en 1948, 1957 y 1985, pasando el bordado a nuevo terciopelo. Para el camarín cuentaCorona nueva la Virgen con una saya y manto corto bordados así como un manto de terciopelo, liso, confeccionado en 2005 por las camareras. Luce una corona procesional de plata, realizada en los talleres de Díaz Roncero en 2000 siguiendo modelos clacisistas, así como diadema y corona de camarín datada en torno a finales del XIX. Finalmente, cabe resaltar el conjunto de joyas y los tres puñales, el más valioso de ellos estrenado en 2006 obra de Ángel Cano y patrocinado en gran medida por las camareras. Tocas, enaguas y pañuelos completan el ajuar de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad.

saya

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

Manto