JUEVES SANTO DE 2016

Crónica del Jueves Santo. Reportajes de fotos. Vídeo. Estadillo, repertorios, etc.

 

UN JUEVES SANTO DIFERENTE 

 

A lo largo de la mañana del Jueves Santo, con los pasos preparados, recibimos la visita de la Agrupación de Cofradías, la hermandad y banda de la Esperanza y la hermandad del Carmen, así como de otros muchas personas que quisieron acercarse a contemplar a los titulares. El grupo joven había instalado una mesa para venta de artículos.
Jesús Caído vestía su túnica larga y llevaba corona de espinas dorada. El paso se exornaba con rosas rojas en las jarras y orquídeas moradas en la cornisa. Por su parte, la Virgen vestía su habitual saya de salida, mientras las jarras se decoraban con rosas blancas y de pitiminí además de paniculata; las orquídeas componían el friso.
Las temidas nubes no habían aparecido y la tarde se preveía fresca pero sin amenazas de lluvia. Los nazarenos comenzaron a llenar la iglesia a eso de las cuatro de la tarde y los costaleros se iban preparando junto a los pasos. Las bandas, mantillas, personal auxiliar.... y una ingente cantidad de personas se agolpaban para ver salir a Jesús Caído y su Madre. 
A las cinco y veinte se puso en el cancel la cruz de guía. Esperaba por delante un largo camino que iba desde San Cayetano a la carrera oficial por Claudio Marcelo y Tendillas, para llegar después a la Catedral y regresar por la calle San Fernando.
Las cuadrillas de costaleros de ambos pasos dedicaron una "levantá" a la memoria de "Carmeluchi" en el Colodro. Además, Francisco Muñoz, capataz del palio que se encuentra convaleciente de un accidente, llamó a su cuadrilla del palio en la calle Mayor de Santa Marina. 
Jesús Caído salía a los sones de la Banda Caído-Fuensanta, que interpretaba Dulce nombre de María. Oración en el Colodro, la Pasión y Medea en Santa Marina, El desprecio de Herodes en Tendillas o Requiem en Deanes, para hacer el patio de los Naranjos con Silencio Blanco y Cristo del Amor. 
Tras Nuetra Señora del Mayor Dolor en su Soledad la banda de la Esperanza volvió a demostrar su buen hacer, interpretando composiciones como Jesús Caído, Soledad en Jueves Santo, Paloma de Capuchinos, la Sangre y la gloria, Nuestro Padre Jesús o Salve Regyna Martirum y Amarguras en el patio de los Naranjos.
El camino fue largo, pero las incidencias fueron mínimas. Tan solo una potencia de Jesús Caído que se desprendió en la calle Alfaros. La hermandad anduvo con adelanto sobre su horario y realizó estación de penitencia por el patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral llegando ante un altar con una cruz guiona. El regreso fue rápido cumpliendo con el horario previsto.
 
 
FOTOS MAÑANA
ANTERIOR  Página 1/6  SIGUIENTE
 
FOTOS ABC
ANTERIOR  Página 1/8  SIGUIENTE
1.jpg
2.jpg
3.jpg
4.jpg
5.jpg
 
FOTOS JOSÉ CABELLO
ANTERIOR  Página 1/5  SIGUIENTE
 
 
 
PATIO DE LOS NARANJOS
 
DIARIO CÓRDOBA
 
SANTA MARINA
 
PUERTA DEL PERDÓN
 
SAN CAYETANO
 
 
 

 CRÓNICAS EN LA PRENSA

 

 

DIARIO CÓRDOBA

 

Faena y vuelta completa para el 'Señor de los Toreros'

 
 Arriba, el paso de Nuestro Padre Jesús Caído. A la derecha, penitentes del mundo del toro, mantillas y el paso de Nuestra Señora del Mayor Dolor. FOTOS: MIGUEL ANGEL SALAS -
Resulta a veces inevitable usar términos taurinos, aún a riesgo de caer en los tópicos, para hablar de una hermandad tan ligada a los toreros, como los que ayer nuevamente acompañaron al Señor de San Cayetano, entre ellos un devoto fiel de todos los años: Enrique Ponce. En todo caso, la hermandad del Caído triunfó en el amplio y soleado ruedo de la tarde de ayer, que contemplaba en su paseíllo que la veterana cofradía de dos siglos y medio de historia llegara ante las puertas de la Catedral (por primera vez en estación de penitencia), propiciando así otra de las grandes imágenes para el recuerdo de esta singular Semana Santa 2016. Para la ocasión, el paso de Nuestro Padre Jesús Caído lució rosas rojas y orquídeas de tonos violetas, mientras que Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad mostró orquídeas y rosas de pitiminí blancas.

Y también la música, netamente cordobesa, estuvo a la altura, con dos de las agrupaciones que más méritos han hecho en la ciudad, la banda de cornetas y tambores Caído Fuensanta y, para el palio, la Banda de Música de María Santísima de la Esperanza con un repertorio muy pensado para la Virgen del Mayor Dolor.

 

TODAS LAS COFRADIAS HACEN ESTACION DE PENITENCIA ANTE LA CRUZ GUIONA

El buen tiempo propicia un día cofrade 'histórico' en la Catedral

La Cena, Caridad, Caído y Cristo de Gracia llegan por primera vez al recinto del templo diocesano. Miles de personas llenan el Centro Histórico en una intensa tarde de animación en la ciudad

 
  El paso del Cristo de Gracia enmarcado en el Arco de Bendiciones de la Catedral. - Foto:MANUEL MURILLO

Nuevo y novedoso, ya que, como el día anterior, todas las cofradías hicieron estación de penitencia en el Patio de los Naranjos de la Catedral ante la Cruz Guiona dispuesta en el Arco de las Bendiciones del primer templo, ya que las dimensiones de los pasos de las hermandades de la Caridad, Cena y Cristo de Gracia impiden su acceso al interior del recinto catedralicio.

Allí, a la llegada de cada cofradía se vivió un intenso momento de oración y recogimiento seguido por cientos de personas que ocuparon sin ningún tipo de incidente el Patio de los Naranjos.

El Jueves Santo comenzó muy temprano para la hermandad del Cristo de Gracia, que adelantó considerablemente su hora de salida para dirigirse a la Catedral. El crucificado mexicano cruzó imponente la Puerta del Perdón dejando en la tarde bellas instantáneas en puntos de la ciudad donde no estamos acostumbrados a verlo, como la plaza de San Pedro, la calle Lineros o la misma Catedral.

La cofradía anduvo a muy buen ritmo, si bien a la vuelta del primer templo fue perdiéndolo provocando un parón de poco más de media hora de retraso en Carrera Oficial.

También adelantó su hora de salida la hermandad de la Caridad. La cofradía de San Francisco fue la primera en llegar al primer templo de la diócesis. Como cada Jueves Santo, la hermandad fue el blanco de una gran expectación que seguía a la banda de Tercio Gran Capitán, primero de la Legión, que este año acompañaba a la cofradía. Fue quizás alrededor de esta cofradía donde se vivieron algunos desencuentros entre un público más pendiente de los legionarios que de los titulares de la cofradía.

Temprano también abandonó el barrio de Poniente la hermandad de la Sagrada Cena, que puntualmente llegó al primer templo de la diócesis con el paso de Jesús de la Fe. La cofradía estrenó, además de una nueva cruz de guía, un relicario para el beato Alvaro de Córdoba, que se incorporó entre el cortejo nazareno.

Por su parte, la hermandad de Jesús Nazareno salió puntual de su sede canónica. El Señor caminó en su característico paso exornado con statice morado, mientras que María Santísima Nazarena lucía un elegante y acertado exorno floral a base de piñas de clavel blanco. La Virgen de las Angustias, a su paso por la recién reformada plaza de San Agustín. - Foto:MIGUEL ANGEL SALAS

El broche de oro a la jornada lo puso la Virgen de las Angustias, una cofradía que había levantado mucha expectación ante el cambio de estilo musical. Opiniones para todos los gustos, desde los que les resultó extraño el caminar de la Virgen a cornetas y tambores hasta los que piensan que ha sido todo un acierto. El hecho es que la Virgen caminó con una gravedad solemne por calles y plazas a los sones de la banda de la Coronación de Espinas.

Al cierre de esta edición, Las Angustias seguía en la calle y la Buena Muerte iniciaba su estación de penitencia, con los cofrades muy satisfechos por el resultado de la jornada que, siendo una de las más complicadas de cuadrar, puede considerarse un éxito que hace pensar que la Carrera Oficial en la Catedral es viable.

 

 

 

  


 

EL DÍA DE CÓRDOBA 

Llanto torero en San Cayetano

El Señor recibe dos saetas a la salida de su templo, cuyos alrededores llenan los cofrades, antes de pasear por Santa Marina

Á. ALBA | ACTUALIZADO 25.03.2016 - 01:00

LA salida de Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad genera una gran expectación entre vecinos y cofrades. Desde horas antes de su salida, la parte superior de la plaza donde se encuentra la Iglesia de San Cayetano se llena de gente para ver de cerca y no perder detalle de las maniobras que los pasos tienen que hacer desde que salen de su cocherón hasta que encauzan la Cuesta de San Cayetano, un sinuoso camino en el que los acompañan centenares de personas. 
Se trata de un camino al Calvario en el que Jesús, que cae con la cruz, recibe el cariño de los cordobeses y en el que se escucha el llanto de los saeteros. El Señor de los toreros inicia un largo camino hacia la Carrera Oficial para luego bajar hasta la Mezquita-Catedral en un Jueves Santo para el recuerdo.
La cofradía ya pasó por las estrechas calles de la Judería en su salida extraordinaria del pasado mes de septiembre, con motivo del 250 aniversario de su fundación, cuando salió de la Mezquita-Catedral. Sin embargo, ayer llegó al primer templo de la Diócesis en su estación de penitencia, una novedad para esta hermandad, que con ello hizo historia.
El paso de Jesús Caído desciende por la Cuesta de San Cayetano de forma delicada, con lucimiento y despacio para el disfrute de los presentes, entre el fervor y la admiración. Una devoción que se plasma en las saetas. "Quién te pudiera ayudar a llegar al Calvario con esa cruz tan pesá", clama una saetera, que finaliza su intervención con un "¡Viva mi Jesús Caído!" que es aplaudido y seguido por toda la plaza.
El culmen lo pone el acompañamiento del mundo taurino cordobés que, como cada año, sigue al Señor de San Cayetano en su estación de penitencia, igual que las numerosas mantillas que ponen el toque castizo y elegante al cortejo, cerrado por la Banda de Cornetas y Tambores Caído y Fuensanta.
Tras el Señor de los toreros viene Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, que sale al son de Soledad en Jueves Santo, a cargo de la Banda de Música María Santísima de la Esperanza, que a lo largo de su recorrido interpretó marchas como María Santísima del Subterráneo, La Esperanza de Triana, Pasa la Virgen Macarena, Cristo de Vera Cruz, Virgen de las Angustias, Por una madre o Jesús Caído, entre otras.
 

Sublime Jueves Santo de calles llenas de fieles

Córdoba arropa de manera multitudinaria y calurosa a las seis hermandades que realizan estación de penitencia en una jornada, por fin, sin miedos a la lluvia y en la que todas ellas acceden a la Mezquita-Catedral.

F. J. CANTADOR | ACTUALIZADO 25.03.2016 - 09:22
 
SUBLIME, un Jueves Santo sublime, el que se vivió ayer en Córdoba con mucha, mucha gente en las calles acompañando a las seis hermandades de la jornada. La ciudad se volcó una vez más multitudinariamente con su Jueves Santo convirtiéndolo en inolvidable, un Día del Amor Fraterno en el que esas seis hermandades de la jornada hicieron estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral. Inolvidable, sí. Y si no que se lo pregunten a la hermandad del Cristo de Gracia o a la del Caído, que accedían por primera vez al primer templo de la diócesis en estación de penitencia. Los costaleros y capataz -Luis Miguel Carrión Curro- de la primera de ellas demostraron un arte impresionante al hacer posible lo que parecía imposible, traspasar la Puerta del Perdón con gran precisión cuando entre ambos lados del paso neogótico del Esparraguero -vestido con flores moradas cardonas- y los dinteles de la puerta apenas cabía un pétalo. Dentro, en el Patio de los Naranjos, esperaba en el Arco de las Bendiciones, el altar del Santísimo, en esta ocasión vez con la Cruz Guiona -del siglo XVIII- escoltada por los patronos de Córdoba, San Acisclo y Santa Victoria. A la hora de salir del Patio de los Naranjos, al contrario que el resto, El Esparraguero, por las dimensiones del paso, no lo pudo hacer por la Puerta de Santa Catalina, sino por la que accedió, la del Perdón.
Como impresionante fue también el discurrir de La Caridad con el acompañamiento musical de la Banda del Tercio Gran Capitán Primero de la Legión, militares que hoy volverán a llevar en volandas al Cristo de la Caridad en el vía crucis que recorrerá las calles y que entrará en Carrera Oficial, un Cristo que ya está preparado para ser restaurado tras la Semana Santa. Algunos hermanos de la Caridad insistieron ayer en que merece la pena ver muy de cerca al menos una vez en la vida a este crucificado anónimo del siglo XVI y a su Dolorosa de Juan de Mesa, "porque ambos emocionan".
Al igual que emocionó el paso de Jesús Caído camino de la Santa Iglesia Catedral por la calle Deanes, donde hubo que dejar un tono musical muy leve para que el trono renacentista pudiera superar la estrechez de esa vía, para que Rafael Muñoz Cruz y el resto de capataces pudieran dirigir sin ruidos a unos impresionantes costaleros en una maniobra milimétrica con el fin de sortear la cal y los balcones de Deanes. También, los costaleros y capataces de María Santísima del Mayor Dolor demostraron ser artistas a la hora de atravesar esa vía. Nuestra Padre Jesús Caído, que entró por la Puerta del Perdón al grito de "vamos a llevarlo por la paz en el mundo", caminó seguido de la torería, con unos 600 nazarenos haciendo estación de penitencia y con un libro de reglas que incluye las firmas de, entre otros, los grandiosos diestros Manolete y Lagartijo El Grande o el periodista con corazón taurino Matías Prats Cañete. A la par que el balanceo de las bambalinas del palio bordado por las hermanas clarisas de María Santísima del Mayor Dolor y el de sus varales sonaban como si de una melodía se tratara para acompañar a las que brotaban de los instrumentos de la Banda de Música de María Santísima de la Esperanza, que llevó al palio mariano hasta el Patio de los Naranjos al ritmo de La Sangre y la Flor. Hubo recuerdos durante la jornada para míticos músicos adscritos a esta banda, como Alfonso López y Cayetano Moraño, recientemente fallecidos.
Como hubo quien recordó, para reivindicar la madrugada cordobesa -en la que ahora sólo realiza estación de penitencia la Buena Muerte-, que en su etapa anterior -la que empezó en 1579- la Hermandad del Nazareno salió en procesión en la madrugada del Viernes Santo hasta el siglo XIX. Impresionante el momento vivido por sus dos titulares en la visita realizada a la residencia Jesús Nazareno, un momento muy esperado por los mayores que habitan en ella y que los recibieron muy emocionados. Era un año de estreno de capirotes nazarenos más largos, como mandan los cánones de las hermandades de silencio, y en el que el paso de Jesús Nazareno llevaba en el frontal las reliquias de San Cristóbal de Santa Catalina.
No fueron las únicas reliquias que se pudieron contemplar ayer. La Sagrada Cena portaba las del Beato Álvaro de Córdoba, que iba ofreciendo a todo el que se quisiera acercar a besarla. La hermandad de Poniente mezclaba indumentarias blancas y granates con algunos capirotes verdes en señal de la ilusión que tiene esta hermandad por sacar a la calle la imagen de María Santísima de la Esperanza del Valle para acompañar a esa obra de arte que representa a la instauración de la eucaristía.
Cerró el Jueves Santo las Angustias, que fue recibida por una multitud de fieles que abarrotaban una recién remodelada plaza de San Agustín y al son de la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas. Todo un hecho histórico dado que hacía tres décadas ya que esta obra cumbre de la imagenería cordobesa realizada por Juan de Mesa realizaba estación de penitencia a los sones de una banda de música.

 
ESTADILLO
Nazarenos 422  
Hermanos descubiertos (Esclavinas, mantillas) 145  
Costaleros CR 85  
Costaleros VI 74  
TOTAL NAZARENOS 567  

 

RESPONSABLES DE LA ESTACIÓN DE PENITENCIA

Albacea: Juan R. Cabezas

Diputado de tramo de Cristo: José Sáez

Fiscal de paso de Jesús Caído: Regina Moreno. Capataz: Manuel Orozco.

Diputado de tramo de Virgen: Ángel Cano

Fiscal de paso de Virgen: Rafael C. Roldán. Capataz: Francisco Muñoz.

VESTIDORES

Nuestro Padre Jesús Caído: José A. Pérez y camareras de la Hermandad. 

Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad: José A. Cabello y camareras de la Hermandad.

 

REPERTORIOS

 
REPERTORIO DEL PALIO 
 
AMARGURAS (M. Font de Anta)
ÁNGELES DEL CÍSTER (P. Gámez)
CORDERO DE DIOS (R. Dorado)
CÓRDOBA COFRADIERA (J. Gámez)
CRISTO DE VERA CRUZ (M. Borrego)
CRISTO EN LA ALCAZABA (F. Morón)
DESAMPARO (G. A. Beigbeder)
EL BUEN FIN (A. Lozano)
EL CORPUS (B. Uralde)
EXPIRANDO EN TU ROSARIO (A. Pantión)
HOSANNA IN EXCELSIS (O. Navarro)
JESÚS CAÍDO (E. Báez) (x2)
JESÚS DE LAS PENAS (A. Pantión)
LA ESPERANZA DE TRIANA (M. L. Farfán)
LA ESTRELLA SUBLIME (M. L. Farfán)
LA MADRUGÁ (Abel Moreno)
LA SAGRADA CENA (P. Gámez)
LA SAGRADA LANZADA (M. Font Fernández de la Herranz)
LA SANGRE Y LA GLORIA (A. Lozano)
LA VÍA SACRA (R. Wals)
LÁGRIMAS Y DESAMPARO (F. Melguizo)
MACARENA (E. Cebrián)
MADRUGÁ MACARENA (P. Ojeda)
MARGOT (J. Turina, arr. A. Domínguez)
MARÍA SANTÍSIMA DEL DULCE NOMBRE (L. Lerate)
MARÍA SANTÍSIMA DEL SUBTERRÁNEO (P. Gámez)
NUESTRO PADRE JESÚS (E. Cebrián)
NUESTRO PADRE JESÚS DE LA SANGRE (C. Contreras)
PALOMA DE CAPUCHINOS (F. Melguizo)
PASA LA VIRGEN DE LA SOLEDAD (P. Morales)
PASA LA VIRGEN MACARENA (P. Gámez)
PAZ ETERNA (T. Texidor)
POR UNA MADRE (E. Báez)
QUINTA ANGUSTIA (J. Font Marimont)
REINA DE SAN NICOLÁS (E. Báez)
SAETA CORDOBESA (P. Gámez)
SALVE REGINA MARTYRUM (P. Gámez)
SOLEÁ, DAME LA MANO (M. Font de Anta)
SOLEDAD EN JUEVES SANTO (F. Conde) (x2)
UN RECUERDO (E. Lucena)
VALLE DE SEVILLA (J. de la Vega)
VIRGEN DE CONSOLACIÓN (P. Morales)
VIRGEN DE LA PAZ (P. Morales)
VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS (E. Báez)
VIRGEN DEL SOCORRO (E. Báez)
VIRGEN DEL VALLE (V. Gómez-Zarzuela)
 
REPERTORIO DEL CRISTO
¡A Esta Es! (M. A. González y A. J. Castaños)
Abrazado a Triana (R. Vázquez y J.M Reina)
Al Señor de San Agustín (F. Camacho)
Arrepentimiento (M. J. Guerrero)
Bajo tu Cruz, Señor de la Sangre (F. Camacho)
Cachorro (R. Montoya)
Consolación y Lágrimas (A. Escámez)
Conversión del Buen Ladrón (J. Vera)
Cristo de las Siete Palabras (L. A. Miraut)
Cristo del Amor (A. Escámez)
LCristo del Cerro (M. A. Flores)
Cristo del Perdón (L. A. Miraut)
De mi Vida Señora (F. J. Artíguez)
Dulce Nombre (A. M. Cebrero)
Dulce Nombre de María (D. A. Moreno)
El Desprecio de Herodes (J. M. Reina y R. Vázquez)
El Profeta (F. Camacho)
El Salvador (J. M. Reina y J. Vera)
El Señor de los Califas (F. Camacho)
En tus Lágrimas, Amargura (J. Vera)
Evocación (A. Escámez)
La Expiración (A. Escámez)
La Lanzada (R. Montoya)
La Pasión (M. A. González)
La Sentencia de Cristo (M. Tejero)
La Soledad (A. Escámez)
Macarena (B. Puelles)
Madre de Dios del Rosario (F. J. Artíguez)
Maestro Artesano (J. Vera)
María Santísima del Rocío (J. Pérez)
María Santísima del Rocío (J. R. Pérez)
Medea (M. Sanlúcar)
Oración
Requiem (B. Puelles)
Santa Cruz (R. Vázquez y J. M. Reina)
Silencio (R. Vázquez y J. Vera)
Silencio Blanco (J. Vera)
Soledad de San Pablo (P. Zueco) 
Tres Caídas de Esperanza (I. Jiménez)
Triana (M. A. Cebreros)
Verde Esperanza (M. A. González)
Vía Crucis de Salud (F. J. Ortiz)
Virgen de la Paloma (A. Escámez)
Virgen del Mayor Dolor (A. Escámez)
 
 
 
 

Audio: Soledad en Jueves Santo