Reproducimos la entrevista con el Padre juan Dobado, quien durante tantos años estuvo en el Convento de San Cayetano y en el Colegio Virgen del Carmen

 

  ENTREVISTA PUBLICADA EN EL PORTAL COFRADE "ARTE SACRO"
 

Entrevista a Fray Juan Dobado, Prior del Santo Ángel: “Yo digo que las hermandades son ahora mismo un potencial para la iglesia muy bueno”

 

Daniel García Acevedo. Les ofrecemos esta interesante entrevista, la cual realizamos muy a gusto por la sencillez y naturalidad con las que, como siempre nos atiende este hombre, Fray Juan Dobado, actual Prior del Convento Carmelita del Santo Ángel, nacido en Jabalquinto (Jaén), el 22 de noviembre de 1970.

Desde su llegada a Sevilla hace pocos meses, este convento está viendo como se está restaurando y recuperando  todo su rico patrimonio, para orgullo de toda su feligresía.

¿Cuántos años hace que entró en la Orden?

Entré en el seminario menor el 24/09/1984, con 13 años, entonces hay un plazo de tiempo hasta los 17 años para decidirte por el postulantado y ya con 18 años la toma de hábitos. Los tres años que pasé en el seminario menor, que coincidían con el bachillerato antiguo, los tres años del BUP, los pasé en la Orden para afianzar mi vocación.

¿Y en la Orden Carmelita?

Se cuenta desde la toma de hábitos, es decir desde el 88 hasta hoy. 

¿Es usted muy joven y ya es Prior, cuantos lleva en este cargo?

Ni siquiera un año, la patente está firmada en abril, es este mes cumpliría un año que me estreno aquí como Prior en Sevilla.

¿Y anteriormente?

Y todo el tiempo anterior ha sido, como le decimos nosotros, de soldado raso.

 

¿En que otros destinos ha estado?

La formación la desarrollamos en tres lugares, el noviciado en Úbeda, toma de hábitos durante un año, cinco años de profesión simple en Granada y al terminar, que coincide con los estudios de teología en la Facultad de Granada de los Jesuitas, te destinan y después viene la ordenación, etc. y mi único destino ha sido Córdoba, que desde 1994 hasta el año pasado, estuve en el colegio del Carmen.

¿Cómo se ha adaptado en la comunidad carmelita sevillana?

Pues muy bien. Yo estoy muy contento. Tenía miedo a la adaptación, porque han sido once años seguidos en Córdoba donde he estado muy a gusto, porque a mi la Pastoral Juvenil me gusta. Allí también trabajaba con algunas hermandades. Hay una hermandad de penitencia, Jesús Caído y otra de gloria, el Carmen, de las que fui consiliario durante siete años. Además muchos de mis alumnos eran cofrades, muchos de la Casa y otros de diferentes barrios. Entonces yo pensaba que la adaptación iba a ser complicada, pero no ha sido así por varios factores; el primero es el que yo, generalmente, suelo ser muy positivo para las cosas, voy con mucha ilusión a los sitios. Segundo, a mi Sevilla me encanta, sobre todo en el arte, yo hice Historia del Arte. Si hay  ciudades que tengan arte, Sevilla es una de ellas. Me gusta la distribución de la ciudad, los templos, la imaginería... Sobre todo me gusta el renacimiento y el barroco por tanto, es un sitio bueno para vivir. Tercero, hemos venido muchos nuevos. En la comunidad más de la mitad somos nuevos, por tanto somos muchos los que nos tenemos que adaptar y es más fácil adaptarse varios nuevos entre sí, que uno nuevo solamente. Y cuarto podría ser la ubicación de la iglesia y la iglesia en sí con su feligresía. Es decir, es una iglesia que a mi desde siempre, (yo he venido más veces), me ha gustado mucho. Muchos me decían: “Hombre, que vas a una iglesia de categoría”. Todos me hablaban del Montañés siempre, al que me une a partir de ahora, una relación todavía mayor. Y a todo esto se ha unido el calor de la feligresía que aprecia a la comunidad. Siendo tan de diáspora,  vienen desde tantos sitios de Sevilla a confesar, a las misas de domingo, desde Triana, desde parroquias diversas y a pesar de esto, hay como una identidad de diversos grupos en torno al Santo Ángel.

Sabemos que visita esta web asiduamente, por lo tanto navega por internet, ¿es conocedor y seguidor de las nuevas tecnologías?

Sí, no puedo calificarme de webadicto, si es que existe ese término, pero les digo siempre a mis frailes que yo soy de pergamino. Si tengo un rato libre tengo un libro, no estoy tecleando, es decir me gustan mucho los libros. Queremos arreglar la biblioteca y tengo todavía setenta y tantas cajas de libros, la mayoría de arte, de imaginería... que están todos apilados hasta que hagamos una estantería. Pero también reconozco que tengo que estar preparado para esto, porque al trabajar para la revista Miriam, todo se hace a través de internet. Yo antes de venir aquí, jamás había entrado en una página web de Semana Santa y fue precisamente el conoceros a vosotros este verano, que entré en Arte Sacro, y fue de mis primeras entradas en internet. Y sí, no te digo que entre todos los días, pero si la mayoría para estar al día. También me gusta porque hay muchas cosas de tipo cultural  que a veces yo no puedo leer en los periódicos. Restauraciones de retablos, imágenes que han ido al IAPH, cosas que hace el Cardenal... Temas que no me enteraría si no fuese por ahí, porque no me queda mucho tiempo para leer la prensa. 

 

¿Cree usted que pueden beneficiar o benefician a la iglesia?

Totalmente. Hoy cuando he leído la noticia del recorrido del Vía-Crucis del Cristo nuestro de Montañés y he visto que casi seiscientas personas la han visto, si nosotros estuviésemos gritando todo el día con un megáfono, no llegaríamos ni a un tercio. Entonces te das cuenta que llega y se hace mucho bien, porque hay mucha gente conectada. Por lo menos leen sobre algo religioso que comienzan siendo las hermandades y de ahí tienen cauces para otros sitios. Hoy he leído una noticia muy curiosa que decía: “Dios es el best seller de las editoriales”. Para bueno o para malo, pero era una noticia en la que Dios era centro de ésta y muchas de ellas pueden se atractivas para gente que entra a esa página. Así que pienso que son muy útiles y hoy en día a la Iglesia nos hace falta un poco de puesta al día en eso. 

 Durante todo este tiempo, la iglesia del Santo Ángel se ha convertido para Arte Sacro en una fuente inagotable de informaciones por la cantidad de noticias que se generan referentes a restauraciones, encargos de nuevas tallas, vía-crucis extraordinarios, altares de cultos, etc... ¿Cómo saca el tiempo y el dinero para hacer todas estas cosas?

(Se ríe). El tiempo, pues cuento con una comunidad muy capaz, reconozco que los frailes son maravillosos. Es una comunidad en la que estamos muy unidos, trabajamos al unísono. Todo esto sale por votación y todo por unanimidad. Tanto en esto como en ver a donde nos vamos de paseo. Cuando salimos nos ponemos de acuerdo también. Sale de una comunidad que tiene también iniciativa.

El dinero es complicado, pero hay que decir que es gracias a la feligresía que tenemos, cuando se pide responden . Yo vine en junio haciéndome cargo de una iglesia en la que la capilla del Carmen se caía, hubo que echar ahí mucho dinero, que Córdoba, la Curia Provincial asumió, porque la comunidad no puede. Pero la gente se ha volcado. Todo lo que se está haciendo, lo que se va a hacer con el Corazón de Jesús, que es enriquecer el retablo con una gran moldura de hojarasca que va a enmarcarlo todo, todo esto lo ha costeado la feligresía. Ahora tenemos en mente restaurar la capilla del Sagrario completa, los frescos. Hemos pedido presupuesto, pero vamos a dejar descansar a la gente y en junio, que es un mes más eucarístico, retomaremos. Varias personas han preguntado porque no piden a ver si entre varios, podemos echar una mano y arreglamos el Sagrario. Entonces andamos con eso. Vamos a hacer muchas cosas. Estamos con previsión de colocar un azulejo en la fachada, en el lateral, grande, porque como tenemos el Congreso de Hermandades del Carmen en octubre, yo quisiera que el Cardenal lo bendijera. El Cardenal ha confirmado que viene a clausurarla. Es que hay muchas cosas. Y a alguna hermandad de penitencia también la quiero “pescar”, para que coloque algunos azulejos como recuerdo de su paso por aquí, no de las que han vivido aquí, sino de otras que parece que hay intención de que haya un recuerdo en la Casa. Pienso que va a salir bien.

 

¿Tiene colaboración de la hermandad del Carmen?

Carmelo Seglar, la Orden Tercera y la hermandad del Carmen son los brazos que tenemos para movernos por aquí ya que no sabemos en donde buscar. Ellos son realmente, los que nos hacen muchas cosas. La ayuda de la gente es imprescindible. También tendremos que pedir ayuda para realizar la escultura de Sor Isabel. Ayer vi al escultor y le estuve exigiendo el boceto en barro pronto, que hay que verlo. Él está muy ilusionado con el tema, porque de Paco Romero será su primera obra para Sevilla y tiene mucho entusiasmo. Aunque no sea una talla cofrade, pero es una primera obra. Más alguna sorpresa que vamos a tener, muy agradable, ya veréis. Pronto posiblemente os llamaré.

¿Esta pregunta ha sido ya contestada en parte, porque se refiere a los próximos proyectos que tenga en mente?

Sí, hay muchos. Mi idea es la restauración de una imagen con su retablo por año, y la incorporación de una imagen nueva, la de Sor Isabel de Francisco Romero en este año. Restauración también de alguna pintura. Este año ya se han restaurado tres de la nave del crucero, que eran de la comunidad y que se han sacado a la iglesia. Y empezar algún cuadro de la nave por año. Hemos restaurado también muchas piezas de orfebrería que estaban arrumbadas, para que se puedan utilizar para los cultos. Todo esto poquito a poco y con la ayuda de la gente. 

¿Es conocedor del mundillo de Semana Santa en general y de la de Sevilla en particular?

De la Semana Santa de Sevilla me ha atraído mucho la parte artística. En primer lugar la imaginería, me encanta, es una escuela muy buena y las firmas son las firmas, seguimiento de Montañés, de Juan de Mesa, los grandes del XVII, de finales del XVII. Lo demás ya viene un poco por influencia, los tallistas, los orfebres, los bordadores... Ahora, no me preguntes de quien es. Sé que es una buena pieza pero ya está. Pero de la imaginería si procuro informarme de lo mejor. Mi acercamiento a Sevilla ha sido siempre así, o a Málaga o a Cádiz, ver las piezas de imaginería claves de la Semana Santa. En Córdoba, claro, al estar bastante tiempo allí he trabajado mucho para Cajasur, para la edición de Alto Guadalquivir, de la que siempre hacía los números de arte de la parte de la iconografía  y claro, la tengo más “pateada”, tanto la de la capital como la de la provincia. Aquí me he dado cuenta que la provincia de Sevilla es también riquísima en imaginería. Incluso en patrimonio. A veces pienso que incluso más que en la capital. Ajuares de imágenes, túnicas antiguas, orfebrería... A mi en Munarco una de las cosas que más me gustó fue del expositor que había de la hermandad de Alcalá del Río, un manifestador. Eso para mi era la pieza estrella. Una obra de platería muy buena. A veces me puede gustar más una diadema pequeñita del siglo XVIII que una gran corona. Yo suelo ser crítico con las cosas que se hacen, me fijo mucho en el diseño artístico y creo que se está abusando mucho del neobarroco. Yo soy más defensor, por ejemplo, del rococó, que me gusta mucho y es un estilo menos trabajado y para los que Sevilla o Córdoba tenían una muy buena tradición de platería. En Sevilla magnífica. Se ha abusado del neobarroco y pienso que ya es hasta repetitivo. Cuando veo un diseño de una corona para una coronación me hecho a temblar, porque no me gusta ninguna. Ahora veo en otra ciudad un diseño para tal y me digo, otra vez han copiado a Amargura. Valle, por ejemplo, si mantuvo sus formas. Lo normal es que no te encuentres algo que digas que sea una buena apuesta de diseño. Es una opinión más según mis criterios.

¿Ahora que está más en las hermandades, predicando quinarios y demás, que le parece este mundillo?

Yo en Córdoba prácticamente, las he predicado a todas. Cogía dos o tres para cuaresma y algo para glorias y punto. No me gusta saturarme porque tengo que vivir con mis frailes. He visto como son las diferentes hermandades, he predicado San Roque, las Siete Palabras y ahora tengo la Estrella. Yo creo que van a ser tres formas de tres tipos de hermandades. Una hermandad situada en un barrio, como San Roque, muy vital. Muy involucrada hermandad y parroquia que van casi al unísono, es decir, que son un prototipo de lo que tiene que ser una hermandad perfectamente integrada con su párroco.

Las Siete Palabras me ha parecido una hermandad como más antigua. Al ser una hermandad de centro histórico, muy solemne en todo. Como que tiene un sello de hermandad antigua. Un grupo joven muy “apañao”. Se nota también que están con una junta gestora y pienso que ellos también están un poquito cansados de esto.

Y ahora me queda la Estrella que no sé lo que será. Pero presiento que va a ser una locura de devoción popular de un barrio con unas características propias y yo particularmente, (lo he puesto en el boletín de ellos), es mi Virgen aquí en Sevilla. Es la imagen para mí mejor de toda la Semana Santa. Como estudiante de arte, me lleva a ver siempre las máximas cualidades. Lo mismo que aquí tengo una foto de la Encarnación, que la reconozco perfectamente y aquí, la segunda de la lista (lo dice señalando una foto de la Amargura de entre las muchas que tiene en su mesa, protegidas por un cristal). Las dos imágenes principales son para mi Estrella, por que es la más conseguida y después Amargura, por que tiene un algo especial.

Cuando vaya a predicar a la Estrella, no sé como lo voy a pasar. Es para mi un reto muy importante y voy a estar muy emocionado. Es una imagen a la que la sigo con muy pocos años. No se si con ocho o nueve ya tenía alguna foto o visión  de Ella.

Ya que nos ha dicho las vírgenes que más le gustan díganos ahora los cristos.

Las imágenes de cristo... es difícil. Absoluta pasión, con Pasión. Pasión es una imagen magnífica. Ahora que tengo aquí al mismo cristo pero ya muerto, reconozco que hay un canon de belleza, de cómo lo ha representado Montañés, muy parecido. Luego claro, te pones a pensar, no es que sea Pasión mejor que el resto. Es una cosa ya personal, porque yo soy Fray Juan de Jesús Nazareno. Que haya predicado primero a San Roque ha tenido que ser significativo, no lo he querido yo, ha sido así. La devoción del nazareno me gusta mucho y luego en la Orden, también era muy importante. San Juan de la Cruz lo desarrolla mucho. También en los Carmelitas he visto mucho al nazareno en nuestras iglesias, o bien caído, como es el caso de Córdoba, o bien de pié, y el numero uno es el Abuelo de Jaén que era de los Carmelitas Descalzos. Es decir, que en todos nuestros conventos estaba siempre el Nazareno.

Luego de los crucificados, eso sí es un dilema, porque crucificados en Sevilla hay muchos y muy buenos. Tal vez de Mesa me gusta más la Buena Muerte, porque me gusta más lo sereno que el excesivo dramatismo. El otro día estuve en el besapié del Amor y es una cosa magnífica, pero reconozco que me gusta la cosa más serena. Es que hay tantas y tantas imágenes magníficas... Porque el cristo de las Penas de la Estrella es otra joya. No sé, es muy difícil, la Expiración del Museo es magnífica también. Pero si me tengo que quedar con uno es con Pasión.

 

Por la situación geográfica de la iglesia y las dimensiones de la puerta, podría ser que alguna hermandad de penitencia que tuviera obras en su templo no pudiese salir de su sede canónica y hubiese contemplado la posibilidad de realizar la Estación de Penitencia desde el Sto. Ángel ¿Estaría dispuesto a acogerla?

(Sonríe). Yo pensé que la pregunta iba por si llovía. Si llueve siempre va a ser acogida, la comunidad es difícil que se niegue. Siempre ha acogido a muchas a lo largo de la historia. Lo demás, hombre yo soy cofrade y me gustan... Lo que sí reconozco es que no puedo decir nunca yo solo. Es decir, tengo que decidir con una comunidad, con una Casa que tiene que seguir atendiendo lo que hay. Nosotros no podemos decir que por que vayamos a tener a una hermandad... los domingos tenemos seis o siete misas... Si viene alguien pues tendrá que ser con muchísimo estudio. Yo no pienso que haya un rechazo frontal por parte de la comunidad. Sí sabemos que las hermandades tiene un trabajo, y hay que torear mucho, ¡venga capotazo!, ¡uno fino!, no hemos visto nada... ¡Otro!, mucha paciencia...

(Se interrumpe la entrevista por un saludo de despedida) “Mañana nos dices cuando quedamos”, dice Fray Juan. “Es para ver unos faldones, deformación profesional”, nos comenta, a lo que sonreímos.

Yo digo que las hermandades son ahora mismo un potencial para la iglesia muy bueno. He trabajado con mucha gente joven siempre, y si no es por esto, estos jóvenes no vienen. Entonces, es una cosa que hay que aprovechar al máximo. Que son cinco y que vienen a montar el varal, déjalos que estén ahí, que algo se les pegará aunque sea viendo un cuadro y luego, ya seguirán un poquito más adelante. Yo tenía en Córdoba dos alumnos que eran unos “araos” de brutos, de trastos, de traviesos, pero yo me emocionaba cuando alguno de ellos entraba a rezarle a su cristo. Y eso vale más que mil clases o mil palabras.

El que se viniesen aquí, no es un no de la comunidad, es un sentarse. Vamos a ver, ¿y vosotros que vais a hacer?, ¿qué implicación pastoral vais a tener?. Yo sé que tener aquí a los dos pasos y meter a mil y pico de nazarenos en la iglesia, es una cosa que la comunidad tiene que afrontar. Un dato curioso es que, de todos los conventos andaluces, el único que no hay hermandad es el de Sevilla. Y en algunos, si no tienen los frailes, porque Málaga es una construcción moderna, pues sigue en nuestro antiguo convento, pero siguen allí. Por que nosotros no lo recuperamos por la exclaustración. Y en algunos, nuestras monjas tienen la hermandad. Granada no la tenemos nosotros porque es una fundación muy nueva en un barrio moderno, pero el Nazareno lo tienen ellas.  Y en Baeza, tienen ellas el Santo Entierro. La Orden diría que en Sevilla no tengo hermandad. Si tenían una, que yo no está, aunque no era propiamente de la Orden. O en Cádiz, la Borriquita y el Prendimiento, que llevan a sus cuatro pasos al Carmen para que salgan de allí. Es decir, que yo pienso que nuestros frailes están acostumbrados a que haya penitentes en sus iglesias, y cera y nazarenos y costaleros, que vienen a sacar los pasos. Y a parte están las del Carmen, que de estas si que hay en todas nuestras casas. Todas tienen su hermandad carmelita.

¿Cuántos frailes componen esta comunidad?

Estamos seis, una comunidad pequeña pero yo digo que bien avenida. A nosotros nos han llegado algunos rumores de que algunas hermandades, que lo mismo cierran su casa, nos van a pedir venir aquí para salir.

¿Desea añadir algo más?

Pues no, porque hemos tratado muy bien todo.

Pues darle las gracias por atendernos para Arte Sacro.

Sin ningún problema, yo muy gustoso de colaborar siempre con vosotros.

Muchísimas gracias.

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.

 

 

01/03/2006